Skip to main content
0

SALUDO AL SOL

El saludo al sol está considerado como uno de los ejercicios de yoga más completos que existen. En las clases de yoga se emplea como pre-calentamiento para preparar la concentración y la elasticidad, pero también es una práctica completa en sí mismo. El motivo por el que está considerado un ejercicio tan eficaz es su combinación de las principales posturas o asanas yóguicas con la respiración consciente, lo que deja el cuerpo, la mente y el espíritu relajado, preparado y alerta para otros ejercicios, para la meditación o para emprender las actividades diarias.

SURYA NAMASKAR-Espacio Aum Yoga Studio

Beneficios del saludo al sol

De manera general, podríamos decir que el saludo al sol fortalece todos los sistemas del organismo, potenciando la salud y la energía física, mental y espiritual. Cada postura tiene su propia finalidad, pero de manera conjunta, el saludo al sol supone un verdadero regalo para el organismo:

  • Mejora la flexibilidad general de músculos, tendones y ligamentos.
  • Fortalece el aparato locomotor.
  • Masajea los órganos internos.
  • Proporciona concentración, calma, serenidad y fuerza interior.
  • Estimula la circulación linfática y sanguínea.
  • Depura el organismo.
  • Fortalece el corazón.
  • Equilibra los chakras.
  • Libera la tensión y alivia la ansiedad y la depresión.
  • Estimula la autocuración.
  • Nos prepara para afrontar la vida con entusiasmo, alegría y serenidad.

El saludo al sol en Casa 

Consejos para realizar el saludo al sol en casa

Al amanecer

El saludo al sol se puede realizar en cualquier momento del día, pero se aconseja hacerlo con el amanecer, o nada más levantarse. Nuestro consejo es que lo practiques antes de hacer otra cosa, es decir, nada más levantarte y antes de desayunar. Simplemente tendrás que poner el despertador diez minutos antes y a cambio, dispondrás de una energía imparable durante todo el día. Tan solo necesitarás unos días para comprobarlo.

El espacio

Procura adecuar algún espacio que tengas en casa, en una habitación, en el jardín, o donde quieras, que tenga los suficientes metros como para permitirte realizar las posturas con libertad.

Poco a poco

Si nunca has practicado yoga y vas a empezar por el saludo al sol, recuerda que la finalidad no es competir ni hacerlo perfecto. No importa si al principio te cuesta realizar las posturas. Sigue practicando con paciencia y dale tiempo a tu cuerpo para que se haga más flexible y fuerte.

Concentración

Es importante que nadie ni nada te distraiga. Un factor importante para obtener beneficios con el saludo al sol es potenciar, además del cuerpo, la concentración de la mente en lo que estás haciendo, aquí y ahora. Si consigues idear un plan de horarios y un espacio abierto donde nadie te moleste, concentrarte te resultará muy sencillo, de hecho, para eso está ideada esta secuencia, para favorecer una concentración que sabe a gloria.

Connsciencia y reposo

Al acabar la secuencia, es aconsejable tumbarse unos minutos boca arriba o en una postura que nos resulte cómoda y en la cual podamos descansar, normalizar la respiración y la frecuencia cardíaca y tomar consciencia del estado de nuestro cuerpo y nuestra mente.

Disciplina

Para poder notar sus efectos, es importante que adquieras un compromiso contigo mism@. Lo ideal es realizarlo todos los días, sin excepción. El mundo no se acabará si un día no puedes hacerlo por la razón que sea, pero procura anteponer esta disciplina como un objetivo importante para ti. Quizá un día te de pereza, pero en cuanto empieces, te sentirás bien, porque significará que estás adquiriendo un compromiso con tu propia salud y felicidad.